Letras En La Sociedad Actual

sociedad actual

1- 2.150

2- Algo que decir

3- La diosa del pecado

4- Historia

5- Vida sin argumento

 

 

2.150

Hemos inventado este chip

que suplantará a tu memoria,

para que no puedas dormir

y, así, nunca te bajes de la noria.

Tú sólo produce para consumir,

para nada valen tus recuerdos.

Sólo vives para mí:

no tienes vela ni en tu entierro.

Yo no me conformo, nunca me conformo, no,

con las diferencias que separan a la humanidad

de mí.

Hemos ingeniado por fin

un buen reclamo para tu bragueta:

un agujerito feliz

conectado a una probeta.

Pues ya no se permite sonreír,

compartir las emociones

ni nada que te aleje de un porvenir

programado y sin opciones.

Todo lo controlo, todo lo controlo yo

con la indiferencia que condena a la humanidad

al fin.

Nunca te plantees huir,

yo soy el dueño de la Historia…

Y todo lo que creo es para destruir,

y todo ser está de sobra.

Así que, hormiguita, deja de pedir

y a cumplir con tus obligaciones:

como ciudadano de su país,

no gaste el tiempo en tribulaciones.

Mira la televisión, reza a la televisión,

ésta es mi propuesta de cuadriculado

bienestar.

Y todos como locos, todos como bobos,

todos a la mierda:

¡qué precipitado es el final!

La libertad es la esclavitud

de quien vive en la ignorancia,

la paz es una guerra

en continua diplomacia,

el capital

consume la existencia.

Yo no me conformo, nunca me conformo, no,

con las diferencias que someten a la humanidad,

no.

Y todos como locos, todos como bobos,

todos a la mierda, ¡qué precipitado es el final!

Algo que decir

No tengo nada que decir,

me callo

y tengo la certeza

de omitir

la vida de soslayo

que pide con urgencia

dejarla salir.

No me basta con pedir

prestado

el canto de sirenas

y un hondo latir

que huye al excusado:

fina penitencia

de objeto baladí.

Más pronto que tarde tenía que ocurrir…

Que no tengo nada que hacer, me abro

y surge un intenso placer

que me acredita merced sin cargo,

libre ejercicio per se.

No tengo nada que decir…

Lo admito,

mas noto la agudeza

bajo el bic:

oh insólito apetito

que impele con presteza

a buscar un devenir.

No voy a repetir

un mito

ni un amor frustrado

con el dudoso fin

de camelar tu oído.

Pienso que es más sano

vivir que competir.

Y, fíjate qué gracia, ya tengo que decir:

más pronto que tarde tenía que ocurrir…

Que no tengo nada que hacer, me abro

y surge un intenso placer

que me acredita merced sin cargo,

libre ejercicio per se.

Porque sí, yo qué sé…

¡Pues eso!

 

La Diosa del Pecado

La Diosa del Pecado

se hace caca en el estrado

del juez todopoderoso

que reprime el libre gozo

de su bienaventurado

y venerable cuerpo alado,

que deleita a tan hermosos,

terrenales y fogosos

hombres, que la amen,

que la adoren y le claven

sin piedad sus credenciales

repletitas de pasión,

o tal vez mujeres,

el sexo es indiferente,

o mediante algún juguete

de divina precisión…

Yo, la verdad, no entiendo

la castidad como elemento

moralmente virtuoso,

edificante y decoroso.

Yo, más bien, aprendo

de la experiencia y del momento,

y jamás me he arrepentido

de un orgasmo por sí mismo.

Oh sí, dame más (bis)…

Folla y sé follada: ganarás la eternidad.

Oh sí, por segundos, oh sí, con certeza…

¡Oh sí, dame más!

Folla y sé follada: ganarás la eternidad.

La Diosa del Pecado,

sus manzanas a bocados

reparte por el mundo,

eso sí, con protección,

aun en contra del sagrado

texto y de sus potentados

portavoces desfasados,

que prefieren difusión

de las enfermedades

que socavan los hogares

de los desfavorecidos,

so pretexto de admitir

que son inescrutables

los caminos, que hay que asumir

nuestros destinos, y es tan sencillo, sí,

como casarse y ser sumisa…

Yo, la verdad, no entiendo

qué les resulta tan molesto

para condenar lo sano,

un ejercicio tan mundano.

Tal vez acojone

que prefiramos polvorones

a esa hostia tan insulsa

que, a la fuerza, te comulgan.

Oh sí, dame más (…).

La diosa del pecado

ni es Dios ni ha pecado

ni se guía por preceptos

subjetivos de terceros,

simplemente vive

como animal racional y libre,

y reclama su derecho

sexualmente insatisfecho.

Oh sí, dame más (…).

Ni puta ni santa,

ni enferma ni salva,

prefiero sola a mal acompañada.

No te confundas, necio,

no soy tu objeto:

sagrado es mi cuerpo

¡y no tiene dueño!

Historia

-Buenas, amiga madrugada,

te veo desganada

buscando porvenir.

Te noto algo destemplada,

amiga del alma,

te observo un poco gris.

Oh divinidad embriagada,

¿qué le pasa a tu voz,

qué corrompe tu mirada?

¿Qué puedo hacer…?

Hoy luces triste y cansada,

y hace tiempo que perdí

la esperanza de verte sonreír.

Y tú, ¿no tienes nada que decir?

¿Cuánto tiempo hace que perdiste las alas?

Tranqui, ya estoy acostumbrada

de recibir en la batalla

mil agujas en mi piel.

Y no, no me sirve de nada

despellejar mi garganta

gritando tengo sed.

Y qué me dices de tu vieja guitarra,

hace mucho que no calla

en su eterna nube gris.

En cambio, yo sólo tengo palabras

ungidas de problemas:

para muchos, baladís.

Y es así, que yo me siento frustrada

por las mentes dormidas y coartadas

que ignoran mi trajín,

y me levanto a tientas, poco a poco,

tropezando a menudo con mi oscuro porvenir.

Y tú, ¿no tienes nada que aportar?

Mi canción se pierde con las luces del alba…

Vida sin argumento

No entiendo nada,

me duele.

Canto a las piedras

y llueve,

y me tropiezo con las leyes de la física,

y rizo el rizo

del tirabuzón

que hay en mis sienes.

No entiendo nada,

y duele.

El canto rebota

irresoluto

contra las paredes,

y el mundo gira

con el molesto rechinar

de Jesús, María y José

viendo la tele.

No entiendo nada,

y duele.

En vida sin argumento

no hay motivo ni emoción

ni fundamento

que contenga el aliento.

Obraré en consecuencia:

fumaré de la esencia

que algún memo no decomisará…

Un tributo a la vida

que, en pos de la juerga,

nació de la tierra

cual fructífero don

que sublima conciencias,

engolosina creencias

y libera la imaginación.

Lunes: te levantas

tras esfuerzo soberano,

otro día más

que tachar del calendario.

Ningún amigo te espera.

Algún compañero, quizás.

Otro día de curro

para ser buen ciudadano,

otro día simulas un esfuerzo motivado.

Afuera el mundo te espera

y quizá debieras obrar

con ambas manos…

¿no crees?

En vida sin argumento (…)

Carta Baladí 2015 © Todos los derechos reservados